Travesía 172 – Barluenga – Santa Eulalia la Mayor – Castilsabás – Piedra de los Moros – Ayera

Senderos del Abadiado oscense

Con buen tiempo, los caminantes disfrutaron de hermosas panorámicas de la Hoya 

P. A.

Después de unas semanas de muy mal tiempo, con temporal de nieve incluido, los pronósticos para este fin de semana era que se acercaban bajas temperaturas; con esa predicción preparamos esta segunda salida de “Rutas” avisando al grupo que debían colocarse las protecciones térmicas y buen abrigo encima para realizar la excursión del pasado domingo.

No fue para tanto. La mañana alumbró con un frío intenso, pero soleado. 65 senderistas nos reunimos para dar un buen paseo por tierras del Abadiado, lugares cercanos pero con algunos caminos por conocer. Salimos a las 8 de la mañana del sitio acostumbrado con los autobuses guiados por Diego y Joaquín Tras coger el desvío de Loporzano en Estrecho Quinto, al llegar a Sasa del Abadiado giramos a la izquierda para recorrer la estrecha y maltrecha carretera que tras 2 kilómetros nos deja en Barluenga (681 m.s.n.m.). Pocos kilómetros de viaje por lo que tenemos más tiempo para aprovechar la mañana.

Ya en Barluenga, bordeamos la población por la carretera que se dirige a San Julián de Banzo. En la última salida se detienen los autobuses; aquí comienza la andada. Con precaución, por asfalto avanzamos unos 400 metros hasta encontrar un desvío a la derecha, las señales nos indican la dirección y la distancia que nos separa de Santa Eulalia la Mayor, 5’2 km.

Caminamos por pista unos 15 minutos, entre carrascas y desde aquí seguimos por un sendero bien cuidado con vegetación de monte bajo que cruza un par de pequeños barrancos y asciende progresivamente; tenemos que salvar un desnivel de 254 m para llegar al punto más elevado de la marcha. La subida se agradece para entrar en calor.

Llegamos a la paridera de Vallés pasadas las 10; el carasol de la zona es un lugar apropiado para recuperar fuerzas; hay sitio de sobra para todo el grupo y el sol nos invita a pasar un buen rato en el lugar; a ello hay que sumar que la vista hacia el sur de la Hoya de Huesca es espléndida y desde aquí visionamos la zona del Viñedo, Castilsabás y Ayera, lugares por los que vamos a pasar a lo largo de la mañana.

Después de coger fuerzas hay que descender para cruzar el barranco Pitracanera y subir una pendiente que, entre fajas de cultivo, nos deja en Santa Eulalia la Mayor (935 m). Vamos bien de tiempo y aprovechamos un buen rato para subir al torreón medieval, construido en la parte más elevada de la población y lugar estratético defensivo de la época del medievo. Las vistas hacia la zona de Guara cubierta de nieve son para disfrutar. Unas fotos para el recuerdo y emprendemos la bajada.

Pasamos por el casco urbano de Santa Eulalia observando las grandes casas con escudos heráldicos en sus fachadas y avanzamos por la carretera unos cientos de metros. En la primera curva a la izquierda abandonamos el asfalto para caminar por la ruta marcada como Camino Natural de la Hoya que lleva a Castilsabás. Es una zona bonita con campos de olivos, algunos centenarios y almendreras. Al llegar a Castilsabás (737 m) las señales marcan dirección Sipán, por él avanzamos hasta un cruce que señala a la derecha la dirección a Ayera. En un cuarto de hora, una nueva marca nos introduce en un pequeño bosque de carrascas, cruzamos un campo por la margen y visitamos la conocida Piedra de los Moros, un gran afloramiento de roca arenisca situado en una mancha de vegetación entre campos de cereal; en dichas rocas se han excavado cías de variadas formas, muchas intercomunicadas entre si por orificios en sus laterales y que fueron lugar de almacén para el cereal recogido en el entorno en tiempos pasados.

De vuelta al camino avanzamos por la pista hasta encontrar los restos de la ermita de San Esteban. Encaramada en una elevada plataforma rocosa de arenisca que ha servido de asiento a distintas civilizaciones. Tiene planta cuadrada, paredes construidas a base de mampuestos y reforzada en sus esquinas con sillares bien trabajados. En su interior se conservan tres arcos apuntados realizados con buen trabajo de cantería. En su entorno un buen  número de tumbas antropomorfas con su eje en dirección este-oeste (la cabeza a poniente), como es habitual en las necrópolis de reconquista, y cías o silos semiesféricos de gran tamaño labrados en la piedra y con pequeño orificio superior. Dos de ellos han quedado vistos “en corte”, dado el desplome de la mitad de la roca en que se labraron.

Una nueva foto de grupo y en apenas 5 minutos llegamos a Ayera (604 m), fin de la andada. Los autobuses nos acercan a Sasa del Abadiado donde nos esperan Germán y su equipo en la Posada del Abadiado para entrar en calor con un cocido de la casa. Un tiempo espléndido nos ha permitido disfrutar de una mañana senderista-cultural por tierras del Abadiado.

La próxima salida de “Rutas por la Provincia” será el domingo 8 de marzo; dejaremos la tierra baja de la provincia para acercarnos a las primeras estribaciones montañosas. Después de salir de Lárrede, llegaremos a Susín, donde contemplaremos la espectacular iglesia románica; pasaremos por Oliván para terminar la excursión en Orós Bajo. Recordar también a los amigos senderistas que la sección “Turismo por el Altoaragón” tiene prevista el domingo 22 de este mes la ruta Bolea – Nueno, magnífica oportunidad para conocer la historia de los pozos de nieve de esa zona.

 

Mapa Rutas Febrero